Cuando me estaba formando para ser emprendedor y me dijeron que tenía que hacer un estudio de mercado, como traductor entré en pánico. Mercado, clientes, competencia y tarifas son palabras que causan cortocircuitos en la cabeza de los traductores, o al menos en la mía.

No hemos sido preparados para pensar en esos términos.

Antes de comenzar a escribir este post te quiero contar que la mayor cantidad de consultas que recibo están en torno a dos preguntas principales:

1- ¿Cómo hago para conseguir más clientes?

2- ¿Cómo hago para que me paguen mejor?

Para responder estas preguntas se me vienen muchas otras a la cabeza:

1- ¿Qué tipos de clientes quieres conseguir? ¿Dónde están tus clientes? ¿Cómo los piensas atraer?

2- ¿Por qué te pagarían mejor? ¿Cuánto cobran tus colegas? ¿Qué estás haciendo para que te paguen mejor? ¿Crees que alguien vendrá y te pagará más solo porque tú quieres?

Muchos traductores están perdidos dentro del mercado y saben muy poco acerca de los referentes en su área, las tendencias del mercado, quiénes son su competencia y qué tarifas se cobran por un servicio regular o por uno especializado.

Así y todo pretenden que los contraten más y que les paguen mejor.

Los traductores también necesitamos hacer un estudio de mercado.

¿Qué es un estudio de mercado?

Un estudio de mercado es una investigación para evaluar la respuesta de los clientes y la competencia (el mercado) ante un determinado producto y servicio.

¿Para qué sirve un estudio de mercado en el área de la traducción?

Es necesario que los traductores cambiemos un poquito la perspectiva que tenemos sobre nosotros mismos y nos demos cuenta que, además de una profesión, todos los días llevamos adelante un negocio.

Y como para cualquier otro negocio, un estudio de mercado nos servirá para 4 cosas fundamentales:

1. Conocer al público objetivo

Es crucial que entendamos el perfil y el comportamiento del público al cual vamos a dirigir nuestros servicios de traducción y cómo esos servicios satisfacen en un 110% algún problema de esos compradores potenciales.

2. Conocer a nuestra competencia

Si bien para mí la palabra competencia ya no existe (de ahora en más la reemplazaré por “colegas”), es clave entender quién ofrece un servicio similar al nuestro.

Esto nos servirá para anticipar sus posibles reacciones e identificar los elementos que pueden traer cambios relevantes en el sector.

También es muy necesario para saber cómo posicionarnos en el mercado en función de los demás traductores que hacen lo mismo que nosotros.

3. Corregir una idea

Nuestro servicio debe satisfacer las necesidades de cierto sector. Y cuanto más completo sea, mejor.  

Evaluar a la perfección tanto al cliente como a los colegas nos servirá para detectar detalles que quizá antes no habíamos notado y que servirán para diferenciar aún más nuestros servicios.

4. Fijar las tarifas

¿Qué es lo primero que vemos cuando vamos a comprar algo? El precio.

Por eso, no siempre basta con tener un servicio de calidad. Si no determinamos bien nuestro valor, nuestro público objetivo no nos va a contactar.

Volviendo a la pregunta de más arriba, no se trata de poner tarifas altas o bajas, se trata de establecer una tarifa adecuada para que el público objetivo nos contrate de acuerdo a nuestros servicios y a cómo nos posicionamos en el mercado.

Pasos previos al análisis de un mercado de traducción

Un estudio de mercado es un proceso complejo y minucioso que hacen los especialistas para asegurarse el éxito en el lanzamiento de nuevas empresas, productos o servicios.

Quizá como traductores nunca logremos llevar a cabo un estudio con tanta profundidad. Y tampoco necesitamos hacerlo.

Por el contrario, podemos hacer un estudio mínimo y viable de nuestro mercado que nos permita entender su comportamiento y funcionamiento sin tener que caer en grandes técnicas de ventas y marketing.

Para eso, lo primero que me gustaría que pienses antes de lanzarte a analizar tu mercado es sobre qué vas a traducir y para quiénes quieres traducir:

1. La especialización: ¿sobre qué quieres traducir?

Estoy convencido de que para ser traductores felices tenemos que traducir sobre temas que nos apasionen.

Y las pasiones son todas aquellas actividades que hacemos sin necesidad de que nos paguen.

En mi caso: ayudar a las personas, por eso traduzco y redacto para profesionales del desarrollo personal.

Recuerda lo que dice Jeff Bezos (Fundador de Amazon): “Uno no elige sus pasiones, las pasiones lo eligen a uno”.

En este artículo te explico todo lo que necesitas saber para elegir tu especialización. Y si sientes que necesitas más asesoramiento al respecto, puedes ver el webinar “Elige tu especialización” y la guía de ejercicios.

2. Elección del nicho

Una vez que ya sepas sobre qué quieres traducir deberás elegir tu nicho de mercado. 

Nicho es esa porción particular del mercado formado por personas que comparten intereses comunes y tienen problemas muy especiales que cada uno de nosotros, mejor que nadie, puede resolver.

Por ejemplo: los traductores nos quejamos de que los clientes no nos valoran y que prefieren al sobrino que habla inglés o a Google Translate. Para ese nicho, esas soluciones alcanzan y somos nosotros los que estamos equivocados al querer ofrecer soluciones mejores a una porción del mercado que no las necesita.

3. Definición de tu avatar de lector ideal

Tienes que conocer a tu cliente mejor de lo que te conoces a ti mismo.

Tienes que saber todo sobre él, desde qué come todos los días hasta los temas de los que habla cuando sale con sus amigos.

De esta forma podrás comprender cuáles son los problemas que tiene y cómo puedes solucionarlos.

Si aún no lo tienes, en este artículo te cuento cómo puedes definir tu avatar de cliente ideal.

Pasos para un estudio de mercado como traductor

Ahora sí, una vez que ya tienes bien definido todo lo anterior, puedes realizar tu estudio de mercado con estos 3 pasos:

Paso 1 – Reunir la información

Es clave que hagas el estudio tanto a nivel potenciales clientes como a nivel colegas.

Tienes que saber y conocer todo lo que sucede dentro del nicho que has elegido.

1. El mundo offline

Investiga qué se dice sobre el sector en revistas o periódicos, o incluso en las noticias, en programas de TV, plataformas de streaming o películas.

 2. Información gratuita en internet

Visita páginas de organismos, asociaciones y colegios profesionales. Localiza artículos y reportes sobre tu sector con datos y estadísticas.

3. Información paga en internet

Haz buen uso de motores de búsqueda de SEO y SEM (Moz, SEMrush o Buzzsumo) que brindan información muy interesante sobre lo que están haciendo nuestros colegas y clientes: posicionamiento, visitas, palabras claves que utilizan, sobre qué escriben, con quiénes interactúan.

4. Redes sociales

Mira sus redes y analiza sus comunidades, los hashtags que utilizan, los temas que abordan, las cuentas que ellos siguen y quiénes a su vez, los siguen a ellos.

Paso 2 – Volcar la información en una planilla

Una vez que hayas encontrado a los protagonistas principales de tu nicho, arma una planilla de Excel con varias pestañas: clientes, colegas, entidades o proyectos offline, nichos conexos, etc., etc.

En cada pestaña incluye la información del cliente y/o colega:

URL.

Posts más leídos.

Posts más compartidos.

Seguidores en cada una de las redes sociales.

Frecuencia de publicación en blog y redes sociales .

Servicios que ofrecen.

Público objetivo.

Palabras claves.

Paso 3 – Análisis de la información

Una vez que tengas tu mapa de mercado contarás con la siguiente información:

Sobre tus potenciales clientes:

Quiénes son los líderes del sector.

Que características y comportamientos comunes tienen.

Qué problemas tienen y cómo puedes adaptar tus servicios a sus necesidades.

De qué hablan/escriben y para quién hablan y escriben (su lector ideal).

Sus fortalezas y en lo que no necesitan ayuda.

Qué venden y a quién le venden.   

En qué redes sociales puedes encontrarlos.

Sobre tus colegas:

Quién está haciendo las cosas bien y en dónde encuentras oportunidades de mejora.

Sus estrategias y sus comportamientos.

De qué hablan y por qué hablan sobre eso.

Sus servicios (lo que te permitirá afianzar tu propuesta única de valor) y cuánto cobran por ellos.

Las claves de éxito o fracaso.

Las últimas tendencias del mercado.

Decisión sobre la acción

Si seguiste bien los pasos, para esta altura ya deberías contar con información precisa tanto de tus colegas como de tus clientes.

¿Qué harás con ella?

Con respecto a los clientes:

Puedes quedarte con la relación fría “cliente – traductor” para intentar venderle tus servicios.

O, con toda esta información, puedes apostar por:

Conectar con tus potenciales clientes al compartir sus intereses y valores.

Empatizar con sus problemas y darle soluciones ajustadas tanto gratuitas como pagas.

Afianzar una alianza con ellos que vaya creciendo a lo largo del tiempo.  

De esta forma no solo serás un proveedor de servicios de traducción, sino un aliado estratégico de su negocio, porque lo entiendes y lo acompañas en el camino.

Ahora, si volvemos a las preguntas de arriba:

¿Cómo hago para conseguir más clientes? ¿Cómo hago para que me paguen mejor?

Está claro que no se trata de tener más clientes, sino de tener los clientes justos a quienes poder brindarles un servicio de calidad según sus necesidades. Y no para que te paguen más, sino para que te valoren más, lo cual no tiene precio. 

Con respecto a los colegas:

Acá tendrás que tomar una decisión importante:

Si te limitas a analizarlos y a copiarlos, entrarás en el círculo de la competencia. ¿Y qué pasará? Te ganarán porque ellos tienen una dirección definida y cuentan con una estrategia, mientras que la tuya será solo la de copiarlos.

O, por el contrario, puedes tomar el camino 100% emprendedor de la cooperación real.

Con mucha generosidad puedes utilizar toda esa información para seguirlos, compartir su contenido, apoyarlos y animarlos a avanzar en su camino así como nosotros lo estamos haciendo en el nuestro.

Las alianzas para avanzar de forma conjunta son clave para cualquier emprendimiento online.

De esta forma, no necesitarás copiar sino que encontrarás tu propia forma de ser original.

Al final de cuentas, a nadie le gustan las copias, todos queremos un original.  🙂


Sobre el autor de esta publicación

Foto de Mati Ortiz, de Letras Nómadas

Hola, soy Mati Ortiz. Mi propósito es ayudar a traductores a mejorar su calidad laboral. ¿Por qué? Porque sé que los traductores nos merecemos trabajar más tranquilos, con clientes que nos valoren, mucho mejor pagos y con más tiempo libre de calidad.

Si quieres saber cómo puedes lograrlo, descarga la guía gratuita con los “7 consejos + 1 para solucionar los problemas de lo traductores freelance”.

También puedes pasar directo a la acción con mi servicio de mentoría 1 a 1 en donde pondremos todos estos conceptos en práctica.

Yo también estaba cansado y puse mi vida y mi profesión en acción. Aquí puedes saber cómo lo hice.