Una de las consultas que más recibo por las redes sociales es cómo se hace para conseguir clientes.

Y si bien no hay fórmulas mágicas, en este post te voy a contar el proceso más sólido para captar no solo más, sino mejores clientes.

Dónde estamos parados

Antes de hablar de los clientes, te invito a pensar en el contexto laboral que vivimos hoy:

Estamos a mediados del 2019. Ya casi es el comienzo de una nueva década en la cual el paradigma laboral cambiará de forma radical.

Se estima que el 85% de los trabajos que habrá en el 2030 aún no han sido creados.

Para que te hagas una idea, en 1989 (cuando yo tenía 9 años) el 6% de la población de USA era freelance. Para el 2020 se estima que será del 43%.

Y se pronostica que para el 2035 el 25% de la población mundial trabajará de forma freelance.

Es decir, 2.125 millones de personas estarán en la misma situación en la que te encuentras hoy, intentando conseguir clientes en un mundo más y más competitivo.  

Hacia dónde evolucionará el trabajo freelance

Voy a ser sincero. Para mí esta situación es tan alentadora como devastadora a la vez.

Devastadora, porque este tipo de trabajo irá hacia el lado de la precarización laboral producto de la falta de regulaciones de honorarios y de lo difícil que es la aplicación de los derechos laborales para los trabajadores freelance.

Puedes leer sobre esto en este artículo del diario El Mundo.

Aquellos que no estén preparados para este cambio que se avecina, deberán recurrir a plataformas digitales bajo condiciones que dan risa (personalmente he visto ofertas de redacción de artículos de 500 palabras a 3 dólares).

Y sabemos bien que una sola persona en el mundo dispuesta a aceptar esas condiciones es suficiente para marcar una tendencia en el mercado.

La parte alentadora es que por primera vez en la historia, la tecnología nos da la posibilidad de mostrarle al mundo entero todo lo que podemos hacer independientemente del lugar geográfico en el que nos encontremos.

Podemos crear un negocio online, desarrollar una marca personal enfocada a un nicho, especializarnos y mostrar nuestro valor agregado a todo el mundo.

Incluso, gracias a las redes sociales, podemos enseñar esos puntos ciegos que antes no se veían en el currículum: nuestras aficiones, nuestros hobbies, estilo de vida, etc.

Y por primera vez, podemos demostrar que somos especialistas y presentarnos de forma efectiva ante quienes necesitan nuestros servicios y quienes están dispuestos a pagar por ellos.

Las formas comunes para conseguir clientes

Para empezar, voy a mencionar las formas más comunes para conseguir clientes que seguramente conoces y utilizas: 

  • Contactar a agencias de traducción con un e-mail de presentación y CV.
  • Contactar a clientes directos.
  • Estar pendiente de las ofertas que salen en plataformas digitales exclusivas de traducción.
  • Entrar en plataformas generales de trabajo freelance (sí, esas que no pagan nada) y buscar propuestas que coincidan con tus condiciones.

Ya sabes cuales son los riesgos de buscar clientes por estas vías: la estandarización de tus servicios (vales lo mismo que el otro); la poca visibilidad que ganas; el estrés de estar pendiente de los requerimientos que salen para no perderlos; el proceso de postulación; pruebas; etc, etc… ¡agotador!

En esas plataformas eres un traductor más del montón.

Entonces… ¿cómo conseguir clientes?

El día solo tiene 24 horas y no puedes pasar 24 horas traduciendo.

La primera pregunta que deberías hacerte es: ¿Cuántos clientes puedes tener sin colapsar?

Para mí, lo importante no es tener más clientes, sino tener buenos clientes.

Allí es donde sí podemos generar cosas nuevas.

Y la buena noticia es que hay una forma para conseguir mejores clientes pero que requiere de mucho trabajo, paciencia y perseverancia: la creación de tu marca personal.

Mito: Con una página web voy a conseguir clientes.

Sí, es común pensar que tener una página ya es contar con una marca personal.

Lamentablemente no es así.

Un sitio web no es más que la manifestación de ella, es la vidriera de tu negocio. Pero si el producto o el servicio no es bueno, el negocio no funcionará por más que su estética sea impecable.

Lo primero que hay que hacer, es crear las bases de ese negocio y aquí te explicaré cómo hacerlo

1. Prepara los cimientos

Para que los cimientos sean fuertes, primero hay que trabajar sobre uno mismo.

Te servirá hacerte preguntas como:

a) ¿Por qué lo hago? ¿Por qué quiero traducir? ¿Cómo voy a aportarle valor a mi cliente?

Y acá no me digas que es por dinero, porque todo el mundo lo hace por dinero. La respuesta debe venir en relación a la solución que tú le darás al cliente.

b) ¿Cuál es el beneficio para mí?  

Aquí no importa qué actividad tenga mejor mercado o sea la que mejor paga. Hagas lo que hagas, debes hacerlo con pasión y sentir que estás ayudando a otro y aprendiendo en el proceso.

c) Entiende cuáles son tus fortalezas, tus debilidades, tus oportunidades de mejora, las amenazas a las que te enfrentas. Si aún no has hecho este análisis, empieza por ahí.

Todo esto, que parece tan tonto, es muy importante y te dará la seguridad para saber en qué parte te encuentras dentro de tu contexto y qué cosas debes mejorar o capitalizar.

Si no te conoces, ¿cómo pretendes que los clientes te conozcan y te valoren por lo que eres?

2. Crea tu marca personal

a) Define sobre qué quieres traducir, es decir, tu especialización o nicho.

En este artículo o en esta entrevista a Macarena te cuento cómo puedes hacerlo.

b) La elección de ese nicho debe ir de la mano con una validación en el mercado.

Será difícil que consigas clientes de algo que no se necesita. Usa las redes sociales y Google para saber si lo que quieres traducir tiene mercado o no.

c) ¿Cuál es tu valor agregado?

Como se dice en marketing, tu PUV (Propuesta Única de Valor). Es decir, marca tu propia diferencia y ofrece algo que te diferencie de los demás. Cuéntale al cliente cómo tú, y no otro, solucionará su problema.

d) Quieres conseguir clientes, pero… ¿sabes quiénes son?

¿Cualquiera? No, cualquier cliente va a elegir a cualquier traductor. Eres tú quien tiene que elegir con qué clientes quieres trabajar y atraerlos. En este artículo puedes leer sobre cómo definir a tu cliente ideal.

e) Diseña tu marca personal.

Piensa en el nombre de tu proyecto y un lema que lo resuma. Diseña tu logo, piensa en los colores y las tipografías que te gustan, las imágenes que quieres ver en tu web. Sé consecuente y ten en cuenta tu nicho y tus clientes a la hora de hacer estas elecciones.

Si tu nicho es la traducción de tecnología, quizás los ositos y corazones no sean la mejor elección para tu página. Pero si tus clientes son fábricas de juguetes, quizá los osos, corazones y dibujos no sean mala idea.

Aquí tienes un artículo en el que hablo sobre las cosas que hay que tener en cuenta para la creación de una marca personal.

Hagas lo que hagas tienes que ser tú mismo al 200%.

3. Crea una página que te ayude a conseguir clientes

Tu sitio es tu negocio y es donde mostrarás lo que tu cliente necesita saber para confiar en ti.

Por eso es necesario que vuelques en el sitio web toda la información que ya tienes sobre ti mismo, sobre tu cliente y sobre el nicho que elegiste.

¿Cómo lo harás?

  • Compra el dominio (si tu idea es tener un alcance global, debe ser .com o .net).
  • Contrata un hosting (o sea, el servidor).
  • Redacta las secciones de tu página utilizando técnicas de copywriting.
  • Diseña tu sitio (o contrata a alguien que lo haga por ti).
  • Escribe artículos para tu blog que aporten valor a tu cliente.

Recapitulemos: Hasta aquí deberías tener definido quién eres como traductor y en qué te vas a especializar, haber diseñado tu marca personal y haber creado tu blog.

4. Tu difusión para conseguir clientes

Para darte a conocer, puedes hacerlo:

a) En las redes sociales en las que se encuentra tu cliente.

Participa en grupos de tu interés.

Publica con frecuencia.

Evita mezclar temas de índole personal. En tal caso es mejor que cuentes con dos perfiles, uno personal para compartir cosas de tu vida privada y otro profesional (¡pero por favor no los mezcles!).

b) Con publicidad paga.

c) Con capacitaciones específicas.

Una buena forma de estar en contacto con tu potencial cliente es comprándole sus servicios o productos.

d) Con networking efectivo.

Conéctate con colegas y clientes, quítate las dudas y pregúntales sobre sus estrategias.

Participa de eventos relacionados con tu profesión o tu nicho. Sal de las redes e interactúa en la vida real.

5) Y como último y más importante: Con email marketing.

Las personas que te siguen, tus clientes actuales y potenciales, tienen que tener novedades tuyas de forma continua. Esta es la mejor forma de comunicarles tus valores, tu experiencia, tu formación, etc.


Recién cuando hayas hecho todo este proceso, el mundo te verá y:

  • El cliente llegará solo.
  • Surgirán oportunidades de cooperación y participación en otros proyectos.
  • Aumentarás tu autoridad con clientes y colegas.
  • Podrás generar ingresos por marketing de afiliados.
  • Generarás ingresos pasivos por medio de infoproductos que tú mismo crees.

¿Un camino largo no?

Sí, largo, pero es la forma de crear un negocio sólido que te permita ganar más y mejores clientes.

Recuerda: Roma no se construyó en un día.

Qué beneficios tendrás al aplicar estos pasos

Los beneficios inmediatos son:

  • Trabajarás en lo que quieres y para quién quieres.
  • Los clientes te buscarán ya que tendrás un negocio online que trabaje para ti 24/7.
  • Aumentarás tu autoridad en tu área.
  • Se te abrirán muchísimas oportunidades.
  • No tendrás límites de tiempo ni de ingresos.

Como dije el principio, el mundo freelance está cambiando. Según este articulo de Randstad (una de las mayores empresas de empleos del mundo), en el 2020 el trabajador va a necesitar:

Adaptación: tener un negocio online te va a permitir adaptarte a las necesidades inmediatas de los clientes.

Destacar en sectores competitivos: con tu negocio irás ganando experiencia y autoridad en tu área independientemente del medio.

Reforzar el networking: qué mejor para cooperar con otra persona que ofrecer algo que tú puedes hacer. Así funciona este nuevo paradigma de trabajo. Se genera un sistema de Win-Win-Win: ganas tú, gana el otro y gana el cliente.

Ser constante y evitar el miedo a los cambios: con un negocio online en un nicho específico podrás estar más actualizado y actuar de manera más eficaz.

¿Qué necesitas para lograr esto?

  • Paciencia y constancia.
  • La voluntad de ayudar a alguien solucionando su problema (primero de forma desinteresada).
  • Mostrarte todo el tiempo tal cual eres.
  • Cambiar el chip de la competencia  por el de la cooperación.
  • No ir solo, la magia sucede cuando compartes el camino con gente que te ayuda y te entiende.

Conclusión: ¿Cómo conseguir buenos clientes?

Primero: conócete a ti mismo y define tu especialización.

Segundo: conoce a tu cliente. Conoce cómo puedes ayudarlo. No puedes pretender conseguir clientes si no sabes quiénes son.

Tercero: crea tu negocio online de forma profesional y efectiva.

Cuarto: cuéntale al mundo lo que haces y conéctate.

Quinto: trabaja duro, con paciencia y perseverancia.

Por supuesto que cada uno tiene su forma para conseguir resultados, y cada uno se encuentra con distintas circunstancias en el camino.

Pero en mi caso, te he contado lo que me funciona y cómo tú también puedes hacerlo.

Si un cliente me pregunta a qué me dedico, lo dirijo a mi sección de servicios.

Si un cliente me pregunta cómo lo hago, lo puede ver en mi blog.

Si un cliente me pregunta quién soy, puede leer la sección sobre mí.

Ahí está todo mi trabajo, mi esfuerzo, mi responsabilidad, mi capacidad de superación y mis habilidades lingüísticas.

Y ahí es cuando se produce la magia y conectas con el cliente. Cuando el cliente dice: “Sí, este tipo sabe lo que hace. Quiero trabajar con él.”

Yo lo vivo, no me lo contaron.


Sobre el autor de esta publicación

Foto de Mati Ortiz, de Letras Nómadas

Hola, soy Mati Ortiz. Mi propósito es ayudar a traductores a mejorar su calidad laboral. ¿Por qué? Porque sé que los traductores nos merecemos trabajar más tranquilos, con clientes que nos valoren, mucho mejor pagos y con más tiempo libre de calidad.

Si quieres saber cómo puedes lograrlo, descarga la guía gratuita con los “7 consejos + 1 para solucionar los problemas de lo traductores freelance”.

También puedes pasar directo a la acción con mi servicio de mentoría 1 a 1 en donde pondremos todos estos conceptos en práctica.

Yo también estaba cansado y puse mi vida y mi profesión en acción. Aquí puedes saber cómo lo hice.