Es cierto que los traductores no estamos muy familiarizados con el concepto de “ingresos pasivos”.

Por eso es tan necesario hablar sobre el tema. De hecho, es uno de los consejos que te doy en mi regalo.

Estoy seguro que puede ser la solución a uno de nuestros principales problemas financieros: la inestabilidad económica.

¿Quién de nosotros no se llena de trabajo hoy por miedo a que mañana no ingrese ningún proyecto?

Y así sacrificamos horas de sueño y días de calma. 

Entrando en la segunda década del siglo XXI, los traductores también podemos hacer uso de las herramientas que tenemos a nuestro alcance para contar con más previsibilidad y estabilidad en nuestras fatigadas finanzas.

Y he aquí, entonces, la pregunta del millón.

¿Qué son los ingresos pasivos?

Una definición cortita y al pie:

Un ingreso pasivo es un ingreso de dinero que viene a través de una inversión o trabajo inicial sin que luego tengas que involucrarte directa y activamente en el proceso productivo.

¿Es un concepto nuevo?

Para nada, la idea de ingresos pasivos está presente en nuestro día a día, aunque pase desapercibida:

  • El dinero que pones en un banco y te da intereses.
  • La inversión en acciones de empresa que según su movimiento bursátil genera ganancias (y a veces pérdidas).
  • La compra de monedas extranjeras.
  • La compra de criptomonedas.
  • Una propiedad inmobiliaria que genera una renta mensual.
  • Un autor que escribe un libro y que luego percibe ingresos por sus derechos.

Lo cierto es que ninguno de los casos de arriba genera ingresos sin una inversión previa.

Y la inversión puede ser:

  1. En tiempo y en talento: como el autor que tarda años en sacar su libro.
  2. En dinero: para tener una propiedad que alquilar, primero hay que comprarla.

De una forma u otra, hay que invertir.

OK, ya invertí. ¿El dinero dónde está?

Pisemos el freno. Así no funciona.

Dejando de lado el factor suerte (como al amigo Mark, sí el de Facebook), ni el que escribió un libro, ni el que compró un departamento, ni el que compuso el hit del verano recuperan la inversión de la noche a la mañana.

Y si lo hacen, ¡cuidado! Porque lo que rápido sube, rápido baja.

Y perder tiempo, dinero o motivación para nosotros, los traductores, no es una alternativa viable.

Entonces… ¿cómo se generan los ingresos pasivos?

La mayoría de los expertos en ingresos pasivos concuerdan en que solo hay una fórmula:

La de nuestros abuelos: mucho trabajo, paciencia y constancia. Una y otra vez.

Hay una falsa creencia que tener ingresos pasivos es trabajar poco para generar mucho.

Nada más lejos de la realidad.

Al principio hay que trabajar mucho para generar poco, y con paciencia, trabajo duro y constancia, lograr que ese pequeño fueguito se encienda cada vez más.

Las claves:

  • Conocer y capitalizar tus propias habilidades y conocimientos.
  • Contar con una marca personal que venda por ti 24/7/365.
  • Automatizar los procesos.
  • Desarrollar una buena estrategia de crecimiento y marketing.

Lo cierto es que pocos creen en esto.

Muchos piensan que con crear un ebook el problema está resuelto y que se van a tirar al sol a disfrutar de lo que han ganado.

¿Cuáles son los ingresos pasivos para traductores?

A menos que seas el descendiente de Bill Gates y puedas invertir en 30 empresas distintas, los traductores mortales tenemos dos estrategias principales para generar ingresos pasivos.

Infoproductos (o productos digitales): utilizar tu conocimiento sobre un tema en particular para ayudar a otros con talleres online, webinars, cursos o libros digitales.

Marketing de afiliados: generar alianzas y cooperaciones con otros emprendedores, recomendar sus productos y servicios y ganar una comisión por ello.

(No me voy a extender en estos dos puntos porque pronto vendrán artículos específicos sobre cada uno)

¿Se puede vivir de ingresos pasivos?

Me gustaría que, como traductor, solo tomes estas estrategias para generar ingresos estables que te permitan, en primeras instancias, cubrir tus gastos fijos y aportar tranquilidad a tu vida.

Igual, no hay límites para generarlos. Por eso se dice que son estables y escalables.

¿De qué dependen los ingresos pasivos?

Dependen de ti, de cuán bien lo hagas y de tu estrategia a largo plazo.

Hay gente que basa su estrategia en la suerte o en la ganancia prematura con mentalidad cortoplacista.

Por mi lado, prefiero un plan definido, serio y diseñado que, despacio y constante, aporte valor en todo momento.

Recuerda esa fábula de la infancia: la liebre fanfarrona corre rápido pero se confía y se queda dormida. Por eso gana la tortuga.  

Yo elijo ser tortuga y tú ¿qué eliges?


Sobre el autor de esta publicación

Foto de Mati Ortiz, de Letras Nómadas

Hola, soy Mati Ortiz. Mi propósito es ayudar a traductores a mejorar su calidad laboral. ¿Por qué? Porque sé que los traductores nos merecemos trabajar más tranquilos, con clientes que nos valoren, mucho mejor pagos y con más tiempo libre de calidad.

Si quieres saber cómo puedes lograrlo, descarga la guía gratuita con los “7 consejos + 1 para solucionar los problemas de lo traductores freelance”.

También puedes pasar directo a la acción con mi servicio de mentoría 1 a 1 en donde pondremos todos estos conceptos en práctica.

Yo también estaba cansado y puse mi vida y mi profesión en acción. Aquí puedes saber cómo lo hice.