Introducción

Escribir un blog de traducción puede ser una tarea titánica si quieres que tus palabras enamoren de igual forma tanto al lector como a Google.

Vamos a decirlo sin pelos en la lengua:

Hay colegas traductores que tienen blogs muy bien posicionados y lo hacen genial.

Pero también están quienes han abandonado la misión de escribir o han perdido el foco y, con el tiempo, terminaron hablando de temas relevantes para sus colegas, pero totalmente irrelevantes para sus clientes.

Estos últimos pasaron de ser blogs de traducción a blogs para traductores, que no es lo mismo.

Como no quiero que te suceda eso, en este artículo te comparto las claves para que escribas un blog de traducción que verdaderamente atraiga, informe y nutra a tu (potencial) cliente.  

Ventajas de un blog de traducción

Como te comentaba, el contenido de un blog sirve para aportar valor y responder las preguntas que tienen los clientes de forma clara, sencilla y fácil. 

Un blog tiene varias ventajas:

1) La primera es personal: escribir en un blog es divertido y desafiante.

Te hace incorporar el hábito de la redacción creativa y te da la seguridad de estar cumpliendo con tu propósito profesional.  

2) La segunda es la vocación de servicio: no solo “vendes” tu servicio de traducción, sino que también transmites tus propios conocimientos a personas que los necesitan. Y eso te diferencia del resto.  

3) Genera confianza y credibilidad: esto enriquece mucho la relación que tienes con tus clientes. En este artículo te cuento otras estrategias para generar esta confianza.

4) Aumenta el tráfico en tu web: si escribes sobre temas interesantes, alentará a tus potenciales clientes a entrar en tu web y a saber de ti de forma orgánica. 

5) Ayuda a posicionar tus palabras clave y favorece la búsqueda orgánica que hacen tus clientes en Google (y en otros buscadores).

Ideas para escribir en un blog de traducción

Me suelen decir: “no se me ocurren cosas que puedan ser interesantes para mi cliente”.

Y mi respuesta siempre es la misma: es porque no conoces a tu cliente lo suficientemente bien.

Si verdaderamente lo conocieras, sabrías cuáles son sus problemas, las dificultades a las que se enfrenta en su día a día, los inconvenientes que ha tenido con otros traductores (y con otras traducciones) y lo que desea alcanzar hoy. 

Una buena investigación de cliente ideal debería estar arrojándote toda esa información. Si no lo hace, quizá te venga bien leer este artículo.  

Una vez que cuentas con todos esos datos puedes escribir sobre las estrategias a las que, según tu experiencia y conocimientos, tu potencial cliente puede recurrir para dar solución a sus problemas. 

Un buen artículo tiene que solucionar un problema particular de tu potencial cliente y responder a una pregunta X que tenga (siempre desde un punto de vista lingüístico y desde los beneficios que obtendrá tu cliente).

Asegúrate de que así suceda. De eso depende el éxito de tu artículo.

Dato de vital importancia:

A tu cliente le importa muy poco si “así” se escribe así o asá, eso es algo que nos obsesiona a nosotros, traductores.

No diluyas tu mensaje mostrándole solo tus conocimientos lingüísticos, mejor muéstrale cómo ese error puede afectar su imagen de marca y su llegada a sus clientes, y cómo eso se traducirá en una caída en las ventas, por ejemplo. 

Eso es lo que le interesa saber a tu cliente.

SEO para tradubloggers principiantes

El SEO (que viene de Search Engine Optimization) es lo que permite que las personas te encuentren en Google.

Es una disciplina muy intuitiva, pero que puede llevar mucho tiempo, atención y dedicación poder dominarla al 100%.

Si bien no hay reglas escritas en piedra sobre cómo optimizar el SEO, existe un empleo emergente, el redactor SEO, que se encarga de toda la investigación necesaria para lograr el mejor posicionamiento del contenido en nichos supercompetitivos. 

Eso no te hace falta.

Al menos no si recién estás dando tus primeros pasos y lo que necesitas es empezar a posicionarte. 

Aquí te voy a contar algunas estrategias sencillas que puedes poner en práctica ya mismo para que, en poco tiempo, tu próximo artículo posicione dentro de las primeras búsquedas.

Dato de vital importancia:

Tu misión es posicionarte en Google por debajo de los traductores online: WordReference, Linguee, etc…

Aquí llevamos las de perder porque son esas plataformas las que acaparan toda la atención y dan solución a quienes buscan palabras claves sencillas como: “traducción medicina”. 

Qué y cómo escribir en tu blog de traducción

 

Dicho esto, ahora sí nos ponemos a escribir.

Paso 1: Crea tu propia burbuja

Lo primero que harás será aislarte del mundo exterior. Aleja el celular, cierra las pestañas que te puedan distraer, apaga las notificaciones y di en casa que por un rato no te molesten.

Lo segundo es decidir sobre qué quieres escribir.

Paso 2: Anótate tus palabras clave

Tómate 5 minutos para escribir todo lo que se te venga a la mente sobre ese tema. Y todo es todo. 

Brainstorming total. 

Paso 3: Utiliza Google

Toma algunas de las palabras clave que has escrito y ponlas en el buscador para ver qué te sugiere Google en los resultados.

Seguramente aparezca alguna palabra que no tenías en el radar. Anótala.

Paso 4: Utiliza herramientas de investigación de palabras clave

Vuelve a validar tus búsquedas en las herramientas (gratuitas o de pago) de palabras clave.

Al principio, a menos que te dediques de lleno a la redacción SEO, te recomiendo que uses herramientas gratuitas como Answer The Public, Keywordtool.io o Keywordsheeter.

Ya con todo lo que hayas escrito, tienes el material para armar tus títulos. 

Cómo estructurar el contenido de un artículo de traducción

Para estructurar un artículo, utilizamos lo que en la jerga de la redacción llamamos H1, H2, H3, H4 y sigue. 

“H” viene de headline y los números son las jerarquías que indican cómo organizas la información dentro del artículo.

Son estos titulares y sus jerarquías las que analizará Google para definir de qué trata tu artículo, cómo se estructura y si tiene buen SEO o no.

H1:

Solo uno y siempre tiene que llevar las palabras claves que has elegido arriba.

El título de un artículo es una fina mezcla entre SEO (palabras clave) y la suficiente curiosidad que debes despertar en tu lector para que quiera leerlo.

Por tanto:

  • Que sea atractivo.
  • Que sea breve (entre 55 y 65 caracteres).
  • Que convenza al lector. 
  • Que la promesa se cumpla en el artículo. 
  • Que tenga la palabra clave.

H2:

Con ellos introduces los subtemas o subcategorías al tema del artículo. 

Asegúrate que aquí puedas poner todas las palabras clave secundarias (long tails) que has investigado.

H3:

Se utilizan para ampliar subcategorías y ejemplificar.

H4:

Se utilizan para enumeraciones dentro de los H3.

Existen los H5 y los H6, pero casi no se utilizan, o al menos no en nuestro caso.

Cómo redactar sin complicarse

“It’s easy if you try”.

Es el concepto de lenguaje claro, sencillo y objetivo, pero sin perder la naturalidad y la espontaneidad.

Recuerda que tu lector está allí porque le interesa tu contenido y necesita resolver un problema.

Tu trabajo es aportar valor de forma directa y fácil. 

Para ello puedes comenzar intentando lo siguiente: 

  • Evita oraciones o expresiones rebuscadas que necesiten aclaración. 
  • Evita palabras largas o complicadas que tus lectores no conozcan. 
  • Evita siglas o referencias demasiado específicas. 
  • Evita repetir una idea con una paráfrasis. 
  • Escribe oraciones cortas, en voz activa. 
  • A veces, hasta las oraciones unimembres funcionan muy bien.  
  • No escribas párrafos largos. 
  • Interactúa con el lector. 
  • Incluye ejemplos.
  • Incluye imágenes, frases o infografías (pero no te pases).

La complejidad es tu enemiga. Cualquier tonto puede hacer algo complicado. Lo difícil es hacer algo simple”. (Richard Branson). 

Verificación SEO

Para saber si tu artículo está optimizado o no en SEO, un buen plugin es el que tengo instalado en Letras Nómadas y se llama Yoast SEO.

Allí podrás completar la siguiente información:

Título SEO: no es lo mismo que el título del artículo. Es el título que posicionará en Google.

Keyphrase: Son las palabras claves que quieres posicionar. 

Slug: es la extensión de la dirección luego de tu dominio, en este caso, si miras en la barra de tu navegador verás: www.letrasnomadas.com/escribir-blog-traduccion

Metadescription: Es el texto breve que acompaña las búsquedas en Google y que dan un resumen de lo que trata el artículo y capta la atención del lector. Recuerda siempre incluir una llamada a la acción. 

Al terminar, Yoast SEO te pondrá una carita feliz de color verde para indicarte que has hecho un buen trabajo.

¿Cómo terminar el proceso?

Una vez que tu artículo está terminado, que todo dios se entere que lo has escrito. 

Infórmalo vía newsletter a tus suscriptores, súbelo en tus redes sociales y publícalo en grupos y foros en los que se mueva tu cliente. 

Para despedirnos… 

En este artículo te he contado mis técnicas para escribir artículos que posicionen bien en Google, pero sobre todas las cosas, que informen y nutran a tu cliente de forma fácil y rápida.

Eso es lo más importante y lo que nunca debes olvidar: escribe para tu lector.

Si este artículo te gustó, ¡compártelo en las redes sociales para que más colegas puedan beneficiarse del contenido!

 


Sobre el autor de esta publicación

Foto de Mati Ortiz, de Letras Nómadas

Hola, soy Mati Ortiz. Mi propósito es ayudar a traductores a mejorar su calidad laboral. ¿Por qué? Porque sé que los traductores nos merecemos trabajar más tranquilos, con clientes que nos valoren, mucho mejor pagos y con más tiempo libre de calidad.

Si quieres saber cómo puedes lograrlo, descarga la guía gratuita con los “7 consejos + 1 para solucionar los problemas de lo traductores freelance”.

También puedes pasar directo a la acción con mi servicio de mentoría 1 a 1 en donde pondremos todos estos conceptos en práctica.

Yo también estaba cansado y puse mi vida y mi profesión en acción. Aquí puedes saber cómo lo hice.